Parece que fue ayer, pero ya han pasado 11 años desde que el director de la empresa, Óscar Prieto, decidió apostar por su pasión: la electricidad. Comenzó a trabajar como autónomo y poco a poco, el número de clientes, el volumen de negocio, las áreas de trabajo y el número de trabajadores fueron creciendo. Hoy su sueño es una realidad llamada DPV, una empresa con sede en Zaragoza que por supuesto ofrece servicios de electricidad, pero también es puntera en telecomunicaciones, climatización y energía.

En nuestros 11 años de trayectoria, hemos atendido a más de 3.000 clientes, a los que sin duda queremos daros las gracias por ayudarnos a crecer y también queremos invitaros a que os unáis a la celebración. Para ello, vamos a compartir en este post como fue el “minuto a minuto” del cambio de imagen de DPV.

Empecemos por el por qué

DPV empezó ofreciendo únicamente servicios de electricidad, lo que se reflejó en su nombre comercial “DPV Servicios Eléctricos” y en todos los elementos y soportes que la rodeaban, por ejemplo, en su página web (cuyo dominio anterior era www.electricistazaragoza.net). La empresa creció y con ella sus áreas de negocio, por lo que ya no tenía sentido estar tan focalizados y limitados por la denominación antigua.

Por otra parte, necesitábamos reflejar la evolución que la empresa ha experimentado a lo largo de estos 11 años, a través de la que ha crecido en muchos sentidos, se ha modernizado, se ha actualizado y especializado y ha cambiado totalmente su forma de entender el servicio y la atención al cliente.

Sigamos por el cómo

Decidimos contratar a una experta en branding, Letti Yangüela, para que nos ayudara a crear una marca sólida que transmitiera nuestros valores. El punto clave fue la actualización del logotipo y de todos los elementos de contacto de la marca con nuestros clientes. Una nueva imagen que refleja hacia el exterior nuestro gran cambio y reestructuración interior.

El proceso fue largo y requirió un exhaustivo estudio de la empresa, pero finalmente concluimos que, sin duda, lo que DPV es y ofrece coincide con los siguientes valores: calidad, multiactividad, profesionalidad, actualidad, frescura, sencillez y energía. Por lo que comenzamos a trabajar para construir una imagen que transmitiera esta esencia.

Respecto al nombre de la empresa, no hubo mucho que hacer, ya que si le preguntáis a nuestro fundador y gerente, las siglas “DPV” son intocables. Tienen un gran valor sentimental para él, porque responde a las iniciales de su hijo. Por lo que se decidió eliminar únicamente “servicios eléctricos” del nombre, para desencasillarnos y abrirnos al resto de las áreas de negocio. Se registró como nueva marca solo “DPV”.

Como era difícil que pudierais identificar la empresa y su actividad solo con tres letras, se decidió acompañar el nombre de un baseline, en el que se mencionan las tres principales áreas de trabajo de DPV: electricidad, telecomunicaciones y energía.

Y por último, llegó el gran reto, intentar plasmar tanto la personalidad como la actividad de la empresa en una sola imagen. Creemos que el resultado es un icono que, al igual que nosotros, es sencillo y moderno y está representado con el mismo cuidado y detalle que nosotros llevamos a cabo nuestro trabajo. Además, por si se os ha pasado desapercibido, hemos intentado que recuerde a varios elementos relacionados con el trabajo de DPV, como pueden ser una bombilla o una antena.

Incluso si os fijáis, la imagen está construida a partir de las líneas de la tipografía de “DPV”, que esencialmente cuenta con semicírculos y líneas rectas.

Solo faltaba determinar el color, que al final sería azul. Si os estáis preguntando por qué, la respuesta es sencilla. Es un color que tiende a relacionarse con las nuevas tecnologías y la vanguardia, dos elementos muy presentes en el día a día de DPV. ¿Y el degradado? Creemos que representa ese toque de frescura y energía que nos caracteriza y que nos hace diferentes a los demás.

Cuando nos acercábamos al cambio radical

Una vez diseñada nuestra nueva imagen, el siguiente paso sería aplicarla a todos los elementos corporativos que utilizamos, como tarjetas de visita, uniformes, carpetas, libretas, sobres, firmas de email, etc. Por si os pica la curiosidad, os mostramos un breve resumen de cómo han quedado:

Pero todavía nos queda mencionar el elemento más importante y representativo, nuestro sitio web, que ha cambiado de arriba abajo. Tanto es así, que hemos estrenado hasta dominio; y como veis, a partir de ahora podréis visitarnos en www.dpvzaragoza.es. Este dominio representa nuestra marca, y en ella tienen cavidad todas nuestras áreas de negocio; y, por supuesto, hace referencia a nuestra ubicación. A raíz de este cambio, también hemos modificado todas nuestras direcciones de correo electrónico, que ahora terminan en @dpvzaragoza.es.

Hemos trabajado muy duro, junto a una agencia de diseño web, para poner en marcha una nueva página web en la que la estructura fuera más sencilla, se facilitara la navegación y tuviera un diseño más atractivo y acorde con los valores de DPV. Os invitamos a visitarla y esperamos que os guste el  resultado, porque nuestro único objetivo es que sea más práctica y funcional para los usuarios.

Por supuesto, también hemos decidido tener presencia en las redes sociales, para poder ofrecer mayor información y mejor servicio a nuestros clientes, abriendo un canal de comunicación rápida y directa. Podéis encontrarnos en: Facebook, Twitter, Instagram y Linkedin. Y nos guardamos un as bajo la manga porque pensamos seguir sorprendiendo, solo diremos que próximamente podréis conocernos mucho mejor y de forma más “personal” en otro canal social…

Y aunque lo mencionemos al final, no es menos importante. También hemos rediseñado nuestro blog, acorde con nuestra nueva imagen e incluyendo algunas mejoras para el lector. Así que estaremos encantados de que cada semana lo visitéis para conocer curiosidades, consejos, opiniones, informaciones y noticias relacionadas con el mundo de la electricidad, las telecomunicaciones, la energía y la climatización.

Aunque hemos crecido y ahora nuestra imagen es distinta por fuera y nuestra estructura diferente por dentro, seguimos en la misma ubicación de siempre. Puedes visitarnos en la calle Italia 16, de lunes a viernes, y conocernos mejor.

Dicho todo esto, solo nos queda brindar por el camino recorrido y el cambio experimentado hasta ahora, pero también por  la evolución que continuará y el crecimiento que se prevé para el futuro; por supuesto, siempre junto a nuestros clientes ¡Chin, chin!