876 456 968 - 695 904 317 | Horario de atención telefónica: 08:00-20:00 info@dpvzaragoza.es
La iluminación es un elemento muy presente en nuestras vidas, pero al que apenas prestamos atención. Pocas veces nos paramos a pensar en la verdadera importancia de los espacios bien iluminados, a pesar de que la luz es un elemento determinante para el confort, el relax, el rendimiento, la productividad e incluso para la salud.
Por ello, es fundamental planificar la iluminación de cualquier espacio, teniendo en cuenta todos los factores que influyen en el bienestar y en la decoración. A continuación, facilitaremos algunas claves y consejos de iluminación para utilizar la luz de forma correcta y lograr las mejores condiciones en cada espacio.

Importancia de la iluminación interior

Iluminacion de un salon
Invertir tiempo en realizar un buen proyecto de iluminación interior es fundamental. Parece mentira, pero con ello podemos contribuir enormemente a lograr el objetivo deseado dentro de nuestro espacio. Y es que con “iluminación interior” no solo nos referimos a la iluminación del hogar, sino también a la iluminación comercial o a la iluminación para oficinas.
Así, la luz no solo nos ayuda a ver mejor o peor, sino a distribuir espacios, a destacar características, a dirigir la mirada hacia la zona deseada, a crear un ambiente más o menos cálido, etc. La iluminación es un arma muy poderosa con la podemos crear experiencias visuales y generar estados de ánimo, por eso  es tan importante utilizarla del mejor modo posible.
Para ello, comenzaremos por repasar los tipos de iluminación interior, que a grandes rasgos, se pueden resumir en cuatro:

Iluminación general: es básicamente la que permite la visión. En este caso, la luz se sitúa normalmente por encima del ojo para alumbrar correctamente y el interruptor se encuentra en la entrada de la habitación. 

Iluminación puntual: se trata de una luz más intensa y que se centra en una zona concreta, con el fin de iluminar para el desarrollo de una actividad específica. Por ejemplo, en el baño junto al espejo, en la cocina junto a la encimera, en el salón junto a la zona de lectura o en el despacho u oficina junto a la mesa de trabajo. 

Iluminación de ambiente: más decorativa que práctica, ya que no ilumina lo suficiente para llevar a cabo una actividad. Su objetivo es crear un ambiente, con colores o temáticas; es decir, dar un toque especial. 

Iluminación decorativa: se utiliza para iluminar un elemento determinado, para destacarlo y hacer que dirijamos la vista hacia él. Este tipo de iluminación convierte en protagonistas a los objetos, por ejemplo, destacando cuadros, esculturas e incluso detalles arquitectónicos.

Consejos de iluminación de interiores

Iluminacion en oficina
Tanto si estás pensando en cómo iluminar una casa, como si lo que te preocupa es la iluminación comercial o la iluminación para oficinas, existen una serie de normas básicas que siempre deberás tener en cuenta.
Pinta las paredes de un color claro. Al pintar las paredes y los techos de colores claros se aprovechan mejor tanto la luz natural como la artificial. Los colores claros reflejan la luz que reciben y dan una sensación de mayor iluminación.
Vigila el nivel de iluminación. Este dependerá del uso que se le vaya a dar al espacio, de las características del mismo y de la normativa existente, por ejemplo, en el caso de la iluminación para oficinas, la iluminación comercial o la iluminación en comunidades de vecinos. En cualquier caso, existe una regla general que establece que para que una estancia esté bien iluminada, debe tener al menos cinco puntos de luz. Esto no siempre es posible, por lo que se recomienda que tenga como mínimo dos (iluminación general e iluminación puntual). Es complicado, pero el nivel de iluminación debe estar muy bien medido y planteado, ya que tanto la falta como el exceso de luz son negativos.
Evita puntos que deslumbren y zonas reflectantes. Al colocar los puntos de luz habrá que fijarse en que no iluminen excesivamente ni incidan de forma directa, a la vez que controlamos que en nuestro espacio no haya ninguna superficie que refleje la luz; ya que en ambos casos, el resultado sería una enorme fatiga visual.
Cuidado con las luces y sombras. Habrá que poner especial cuidado en el diseño de la iluminación interior para evitar que se creen contrastes de luces y sombras. Para evitarlos, habrá que disponer la iluminación general y la iluminación puntual de forma que se complementen, así como tratar de iluminar el espacio de forma homogénea y vigilar la altura y la orientación de los puntos de luz.

Utiliza la iluminación puntual. La iluminación por zonas es realmente útil y supone comodidad, confort y ahorro de energía. Con ella puedes encender solo la luz del espacio que vayas a utilizar y disfrutar de una mejor iluminación mientras desarrollas esa actividad concreta. Esto puede ser especialmente relevante al planificar la iluminación para oficinas.
Iluminacion comercial en tienda de ropa
Juega con ambientes y sensaciones. Dedica tiempo a tu proyecto de iluminación interior y sé consciente de que la luz transmite sensaciones y genera sentimientos. Por ejemplo, una luz intensa nos hace sentir que el ambiente es alegre y lleno de energía; mientras que una luz tenue nos invita a la relajación y al descanso. Por otra parte, la luz cálida tiende también a relajarnos y a hacernos sentir comodidad y la luz fría nos estimula. Utilizar correctamente estos juegos de luz y generar experiencias será fundamental, no solo en la iluminación comercial, sino por ejemplo en restaurantes u hoteles.
Sácale partido a los volúmenes y colores. La iluminación también permite crear volúmenes, por ejemplo, colocando lámparas a distintos niveles. De esa forma tan sencilla, creas un conjunto de luces más dinámico y transmites mayor vibración y confort. Por otra parte, ni decir tiene que los colores cambian según el tipo de luz que les dé.
Destaca aquello que quieras. Utilizando la luz decorativa, puedes dirigir la luz hacia objetos que tengan especial importancia para ti o que desees destacar por alguna razón. Por ejemplo, en la iluminación del hogar puedes destacar estanterías, cuadros, fotografías o elementos decorativos poniendo focos. Imagina la fuerza que puede tener este recurso si lo trasladas al ámbito de la iluminación comercial.

Como ves, la relación entre decoración e iluminación es muy estrecha y debe estar muy bien diseñada para que funcione. Planificar la iluminación interior es fundamental, ya que se debe realizar un exhaustivo estudio del espacio y se deben tener en cuenta numerosos factores y detalles. Esperamos haberte ayudado con este post, pero dada la complejidad de la actividad, también te recomendamos que cuentes con profesionales de la iluminación como  DPV. Y es que desarrollar un sistema de iluminación bien planteado, optimizado y adaptado a tus necesidades dará lugar a mayor confort, bienestar, productividad y a un ahorro energético que podría alcanzar hasta el 80%.