Videoportero para cuatro viviendas
Los porteros automáticos (con cámara o sin ella) son un elemento al que estamos muy acostumbrados. Están presentes en prácticamente todas las viviendas, empresas y comunidades de vecinos que visitamos y son fundamentales para nuestra comodidad y seguridad, pero ¿tenemos información suficiente sobre ellos?
Es frecuente tener que comprar, instalar o cambiar un portero automático y en ese momento es cuando nos hacemos preguntas como: ¿qué tipos de videoportero existen? ¿Qué ventajas aporta tener uno? ¿Qué se debe tener en cuenta para elegir el mejor videoportero?

Si precisamente estás intentando resolver estas dudas, te confirmamos que este post es para ti; ya que respondemos a todas estas preguntas y te ofrecemos la mayor cantidad de información posible.

¿Qué es un videoportero?

Es un sistema que nos ayuda a comunicar el interior y el exterior de un espacio, ya sea una vivienda o un negocio, permitiéndonos responder llamadas y controlar el acceso al mismo.
Para encontrar el origen del portero automático tenemos que remontarnos a los años 60 y trasladarnos a Asturias, ya que fue un vecino de Villaviciosa el primero en traer a España un aparato de este tipo (Microlarbi) e instalarlo en una calle de Oviedo. A partir de 1980 se empezaron a fabricar porteros automáticos en nuestro país y, desde entonces, han evolucionado muchísimo, especialmente en lo que a la estética y a la tecnología se refiere.
Pasamos del portero automático analógico al  videoportero digital y de este al  videoportero IP, incorporando todas las modernidades que podamos imaginar: pantalla táctil, grabación de imágenes, visión 180°, desvío de llamadas a un teléfono móvil, etc.

¿Qué tipos de videoportero existen?

Hemos decidido empezar por aclarar la diferencia entre portero automático y videoportero.

El portero automático analógico es el tradicional, el que pulsando un botón permite llamar desde el exterior y pulsando otros nos permite responder y abrir la puerta desde el interior. En este caso, no ofrece opción de imagen, no podemos ver a la persona que se encuentra fuera.

El videoportero dispone tanto de audio como de imagen, es decir, tiene incorporada una cámara de video que nos permite ver desde el interior (en una pequeña pantalla o monitor) a la persona que se encuentra en el exterior; así como, por supuesto, hablar con ella y abrirle la puerta.
Dado que esta segunda opción ofrece mayor seguridad y, gracias a las nuevas tecnologías, también ofrece cada vez más posibilidades; es la modalidad  que se está desarrollando y que más frecuentemente se está instalando en la actualidad.
Videoportero digital. El sistema digital funciona con hilos conectados a la corriente eléctrica a través de cables, pudiendo tener 2  o 4 hilos. Ofrece imagen y sonido de alta calidad y, debido a su tecnología, no sufre interferencias.
Videoportero IP conectado con smartphone
Videoportero IP. Es el más moderno, es un “videoportero wifi”, es decir, que utiliza la red de datos o internet para transmitir la imagen y el sonido. Por tanto, es un tipo de videoportero inalámbrico, que no necesita cables y cuya instalación es más sencilla. Además, permite aplicaciones de domótica para controlar el acceso desde dispositivos como smartphones o tablets.
En definitiva, para elegir qué tipo de videoportero instalar debemos tener en cuenta determinados aspectos, como el número de monitores que necesitamos. Por ejemplo, en un chalet podría hacer falta uno por planta, mientras que en un ¬– se podría necesitar uno por estancia. También tendremos que pensar en cuántos accesos queremos abrir, si es solo una puerta, si son dos (añadiendo la puerta del edificio), si son tres (al haber una verja exterior)…

Otro punto a tener en cuenta será el tipo de instalación del videoportero, por ejemplo, si se encuentra expuesto a las condiciones climatológicas o no. Por último, también será importante el tipo de conexión entre la placa de la calle y el interior, que tal y como hemos mencionado anteriormente, podría ser con hilos o inalámbrico, es decir, con un radiotransmisor que envía una señal al receptor que activará el sonido y la imagen.
Una vez elegido qué tipo de videoportero instalar, deberemos decidir qué prestaciones deseamos, para pasar a elegir  la marca y el modelo. Por ejemplo, lo óptimo sería que fuera un videoportero en color, con visión nocturna, con posibilidad de grabación de imagen y/o toma de fotografías, con cámara orientable, con pantalla táctil y con opción a colocar protección (por ejemplo, tejadillo para evitar el agua de la lluvia).

Ventajas del videoportero

Videoportero en color en vivienda
La instalación de videoportero ofrece numerosas ventajas en relación al portero automático tradicional.
Seguridad y tranquilidad. Debido a que los videoporteros ofrecen imagen, podemos saber en todo momento quien se encuentra al otro lado de la puerta, evitando abrir a desconocidos o intrusos. Además, ofrecen posibilidades de grabación de imagen o toma de fotografías, lo que permite identificar posteriormente a las personas o saber qué visitas hemos recibido cuando no estábamos disponibles.
Intimidad. El videoportero garantiza mayor privacidad en las conversaciones, ya que no permite que el resto de los vecinos puedan escucharlas. Con el portero automático bastaba con pulsar un botón para escuchar lo que otros vecinos hablaban, pero con los videoporteros eso no es posible.
Infinidad de funcionalidades. Como ya hemos comentado, los videoporteros se encuentran en plena evolución y desarrollo y se les están incorporando multitud de funcionalidades, como tecnología táctil, domótica o avanzadas soluciones de visión.
Estética. En relación al punto anterior, cabe destacar que también se está trabajando mucho en la estética de los videoporteros, para que sean sencillos y se integren en cualquier espacio, tanto en los interiores como en los exteriores.
No hay duda de que los videoporteros son el futuro y de que cada vez son más necesarios en todos los espacios. No solo se eligen videoporteros para comunidades de vecinos o viviendas particulares, sino también para oficinas, centros comerciales, tiendas, centros médicos o de formación, etc.

En DPV somos una empresa de telecomunicaciones especializada, con más de 10 años de experiencia en la instalación de videoporteros. Por lo que nos ponemos a tu disposición para resolver cualquier duda, para asesorarte o para realizar el trabajo de instalación del videoportero.